XIX congreso del partido comunista — China

Lloyd Doyle
October 22, 2017

"Instamos a los comunistas chinos a plantear un nuevo modelo de interacción entre las dos partes", añadió este Consejo en un comunicado oficial, subrayando que la presidenta Tsai, en el último año, ha evitado la provocación" y defendido "el mantenimiento del statu quo" en los lazos con China. "Si nos desviamos del marxismo, o lo abandonamos, nuestro partido perderá su alma y su rumbo", advertía Xi el pasado mes, como si su partido no hubiera dado gigantescos pasos hacia la economía de mercado desde fines de los años de 1970.

- El presidente chino, Xi Jinping, da un discurso durante la ceremonia inaugural del XIX Congreso Nacional del Partido Comunista de China en el Gran Palacio del Pueblo en Pekín (China) este martes 18 de octubre de 2017. Llamada la "Iniciativa del cinturón y la ruta de la seda", busca crear una red de crecimiento comercial con China en su centro.

La presidenta de la Federación de Mujeres de China, Shen Yueyue, dijo que China hará más esfuerzos para resolver los problemas de las mujeres en el matrimonio y la familia, el trabajo, la seguridad social, los derechos e intereses de la tierra, los derechos personales y otros aspectos. Pero nada de esto se confirmó oficialmente.

También se espera que se canalicen grandes sumas al plan de Xi Jinping para la creación de carreteras, puertos y otra infraestructura a lo largo de la histórica "ruta de seda" a lo largo de Asia, Europa y África. El documento ha sido traducido a 10 idiomas extranjeros.


Aun así, el Tesoro sigue preocupado "por la falta de progreso en la reducción del superávit comercial bilateral", apuntó el informe. Jinping es visto como renuente a atacar el problema de frente pues cualquier colapso en las firmas estatales podría causar desempleo e inestabilidad financiera. El mandatario destacó en esa tribuna la presencia de los gobernantes que lo antecedieron: Jiang Zemin y Hu Jintao, lo que dio una imagen de unidad ante los rumores de que el actual presidente ha acumulado mucho más poder que ellos y no toma en cuenta sus opiniones para gobernar. "Ahora mantiene una participación indirecta en los conflictos a través del suministro de armas o la provisión de instructores militares, pero en el futuro la participación directa de Pekín es muy probable", explicó.

Algunos de los funcionarios del Partido Comunista cantaron, bailaron y lloraron en señal de elogio hacia Xi este jueves, un día después de que abriese el cónclave prometiendo construir un próspero "país comunista moderno" para una "nueva era".

A diferencia de la Revolución Francesa, la revolución socialista de Marx y Engels tenía que ser "El salto de tigre bajo el cielo libre de la historia", decía Walter Benjamin, en su trascendental reflexión dialéctica sobre la historia.

Ese aliado estable es China, cuyo presente Congreso es signo de continuismo y estabilidad, una potencia lo suficientemente lejana para no representar una amenaza a la soberanía y dispuesta a sacar la cara por La Habana en los foros internacionales. "Estamos escépticos de que cualquier consolidación de poder alrededor de Xi mejore los prospectos de reformas".

Other reports by Iphone Fresh

Discuss This Article

FOLLOW OUR NEWSPAPER